viernes, 2 de marzo de 2007

The Magic Position

He necesitado escuchar The Magic Position para valorar por fin como se merece a Patrick Wolf. Conocía a mucha gente que flipaba con su música y con él como artista, pero no lograba entender del todo esa fascinación. Para empezar su voz me echaba para atrás. Me ocurría algo parecido a lo que me pasó con Beck en su momento: que me chocaba esa voz tan grave con su físico. Por otro lado, el estilo musical me recordaba a Björk, pero algunas veces demasiado bestia y otras demasiado folk para mi gusto.
La cuestión es que últimamente no paro de ecuchar The Magic Position, el tercer disco de Patrick Wolf. Y es de esos discos que necesito oír de principio a fin, porque me gusta aún más de ese modo. Y encima ha conseguido que le preste más atención a sus dos primeros álbumes (Lycanthropy y Wind In The Wires).
En otoño del año pasado ya se podía escuchar Accident & Emergency, un adelanto de este nuevo trabajo. Y a principios de 2007 me enganchó Bluebells. Así que, sintiéndolo mucho, me bajé el disco porque no me apetecía esperar hasta finales de marzo que saldrá a la venta. Es curioso que por primera vez en mi vida una de mis canciones favoritas de un disco es la que da título al álbum, The Magic Position, que refleja claramente la línea colorista general del disco. Aunque también hay hueco para preciosos temas lentos como Augustine, Enchanted, la verpertiniana The Stars o Magpie, el dueto con Marianne Faithfull, con un final sobrecogedor. Me gusta tanto el disco que le veo sentido hasta a los temas de un minuto o dos.
Y lo que tengo claro es que en cuanto esté disponible en las tiendas iré a comprármelo porque, sin duda, The Magic Position ya es uno de mis favoritos del año.
Puntuación: 8,5

1 comentario:

gatchan82 dijo...

con mucho retraso he escuchado este disco. lo tenía apuntado desde que hablaste de él.
simplemente fascinante de principio a fin.