jueves, 3 de abril de 2008

Radiohead: In Rainbows


Me ha costado cinco meses acercarme al último disco de Radiohead. Sencillamente no me apetecía escucharlo cuando lo sacaron y tras varios intentos superficiales decidí dejarlo de lado. No es la primera vez que me pasa esto con Radiohead y resulta curioso porque es uno de mis grupos favoritos y Thom Yorke es la voz masculina que más me gusta, más me emociona y más lagrimones consigue acumular en mis ojos. Los descubrí con el OK Computer y cuando lanzaron el Kid A apenas tenía interés en conseguirlo. Cuando lo hice, flipé.
Algo parecido me ha pasado estas dos últimas semanas con In Rainbows. Ahora no entiendo como pude estar tan ciego con este, el séptimo disco en la carrera de Radiohead.

15 Step
Fue uno de los motivos por los que me alejé del disco en su momento. Me parecía un poco trillado y continuista comenzar otro trabajo con un tema medio electrónico. Ahora no puedo evitar ponérmela la primera cada vez que oigo el álbum entero. Me encanta el comienzo a lo LCD Soundsystem, los gritos infantiles a lo The Magic Position que se repiten a lo largo de la canción, la guitarra y los cambios de ritmos.

Bodysnatchers
No entiendo qué pinta este tema en el disco. No me gusta nada de ella. In Rainbows sin esta pista hubiera funcionado igual de bien.

Nude
Es una maravilla de canción y la responsable, junto con su videoclip, de que me pusiera a escuchar el disco con más ganas y poder descubrir los pedazos de temas lentos que tiene. Ya ocupa un hueco entre mis canciones favoritas de Radiohead.

Weird Fishes / Arpeggi
Otra de mis favoritas, por no decir la que más me gusta de todas. A diferencia de Nude, no me da miedo escucharla mil veces seguidas ya que parece estar compuesta para no cansarse nunca de escucharla. Los coros de la canción me recuerdan a los que Thom Yorke hacía en el tema One Line de PJ Harvey y se me ponen los bellos de punta cada vez que entran. Lástima que los dos últimos minutos sean más instrumentales porque me corta un poco el extásis al que llego oyendo la cancion.

All I Need
El principio de All I Need no parece de Radiohead, casi diría que es Air o, siendo un poco más cruel, el Streets of California de Bruce Springsteen. Crece y crece hasta llegar a un final aterrador, con la dosis justa de Thom Yorke gritando It's all wrong - It's all right. Acaba y te deja con ganas de más.

Faust Arp
Es una canción muy sencilla, del estillo de I Will del disco anterior pero añadiendo algo de orquestación. Perfecta para redescubir más adelante y deleitarse con ella cuando haya quemado el resto de temas del álbum.

Reckoner
Es la canción más experimental del disco, si se puede llamar canción a estos cuatro minutos con el perfecto y envidiable falsete de Thom.

House of Cards
Siguiente el tono hipnótico del anterior tema, aparece House of Cards, que es otra pista atípica en Radiohead. En realidad, la mayoría de temas sorprenden por su sencillez y más viniendo de un grupo con la trayectoria que tiene este. La evolución lógica siempre suele ser hacia canciones grandiosas. En cambio, Radiohead mete en In Rainbows un montón de temas "pequeños" que jamás me hubiera imaginado en ellos a estas alturas.

Jigsaw Falling Into Place
El el típico single potente y correcto de Radiohead que gana con cada escucha aunque no sea la mejor canción del disco. El vídeo es una fantasmada más del grupo en los últimos tiempos, pero la voz de Thom tiene también aquí su correspondiente momento de gloria.

Videotape
Cierre perfecto del disco con este tema lento y con piano que deja con ganas de volver a escuchar el álbum completo o seguir oyendo otras canciones de Radiohead.
Puntuación: 8,5

3 comentarios:

gatchan82 dijo...

qué pereza me da radiohead...

calamarin dijo...

Sencillamente es una obra maestra (aunque este termino parezca exagerado)
me alegra que te guste... más vale tarde que nunca.
"Bodysnatchers" es una canción muy fea y pienso como tú, no pinta nada en este álbum.

xmariachi dijo...

Yo tengo la misma sensación con Radiohead. Hail to the thief todavía no lo he escuchado, ni éste por lo mismo.

Y me pasa parecido con Volta de Björk.

Y eso que los dos me encantan. Será que necesitamos entrar en cierto estado mental para poder degustar lo que sabemos que requiere su tiempo y sus ganas de escucharlo.